“Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela.” Salmo 34:14 (RVR.1960)

Muchas veces llegamos a pensar que dejar de pecar es suficiente para llevar una vida cristiana y nos olvidamos de hacer el bien a nuestro prójimo. 

Detente por un momento y analiza, el mundo está lleno de maldad y no necesita a alguien más como aliado ¿quieres hacer tu aporte? no seas parte del montón, se aquella persona que busca la paz en medio de todo conflicto.


“Jamás, ni antes ni después, hubo un día como ese, cuando el Señor contestó semejante oración. ¡Sin duda, ese día el Señor peleó por Israel!” Josué 10:14 (NTV) 

Todos tenemos batallas en nuestra vida, y para poder ganarlas debemos tomar las armas más efectivas. Josué estaba en medio de la batalla y levanto una oración pidiendo que el sol se detuviera y así sucedió. ¿Por qué quería que el sol se detuviera? Porque si el sol se detenía ellos podrían derrotar a su enemigo. Si hoy estás librando una dura batalla, levanta una oración creyendo en que Dios responderá y no dejes de orar hasta vencer a tu enemigo, recuerda ¡El Señor pelea por ti!

“Mas tú, oh SEÑOR, eres escudo en derredor mío, mi gloria, y el que levanta mi cabeza. Con mi voz clamé al SEÑOR, y El me respondió desde su santo monte. Yo me acosté y me dormí; desperté, pues el SEÑOR me sostiene” Salmos 3:4-5

Nunca olvidaré aquel día en el cual pasaba por un lugar en el que había un grupo de personas peligrosas. Ellos parecían estar bajo los efectos del alcohol o alguna droga, pero además habían estado asaltando a los que pasaban por allí en días anteriores. Al verme sola, en ese momento me puse a orar y me cubrí con la sangre de Jesús. Este grupo pasó por al lado mío sin verme, es como si Dios me hubiera hecho invisible y entonces pude seguir sin problemas. Estoy convencida que Dios es nuestro escudo y vela por nosotros, si hoy lo dudas aférrate a esta promesa.Escribe aquí tu párrafo.

Puedes percibir la satisfacción que Pablo sintió al saber que había terminando aquello que había pretendido hacer? Muchos conocemos ese sentimiento y lo disfrutamos mucho. 

Dudo que alguno de nosotros se sienta bien consigo mismo cuando nos rendimos o no terminamos aquello que comenzamos. Hoy te animo a que te pares firme en la fe, sabiendo que Dios esta contigo y desea que prosigas a la meta.

Incluso cuando estemos agobiados y pensemos en abandonar, recordemos que el gozo que tendremos cuando completemos lo que hayamos comenzado. 

La gracia y el poder de Dios están con nosotros para ayudarnos a seguir avanzando en medio de la dificultad. 

Pablo dijo que no importa cuan dificil fuera ni que le costaria, con tal de acabar su carrera con gozo .

Se requiere determinación pero con la ayuda de Dios podremos lograrlo. 

Hechos 20:24 "Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios."

OREMOS: PADRE, AYUDAME A TERMINAR LO QUE HE COMENZADO, SIN IMPORTAR CUAN DESAFIANTE PUEDA SER. AMEN

“Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo.” Eclesiastés 3:1 (NTV).

En estos días es normal ver por las calles a jóvenes y adultos ensimismados con sus celulares, tanto que muchas veces no suelen percatarse de lo que sucede a su alrededor. Desde que las redes sociales ganaron popularidad, se puede ver que influyeron no sólo en las relaciones personales, sino también en nuestra relación con Dios. 
El sabio Salomón menciona que hay un tiempo para todo, por ello hoy quiero animarte a evaluar tus prioridades y asignarles el tiempo merecen, pero sobre todo, no permitas que nada le quite el tiempo que le corresponde a Dios.